Una iniciativa con corazón

Hoy os presentamos a los padres de Raul,  Miguel y Trini y su iniciativa solidaria. Raul cumplió su ilusión con Make-A-Wish Spain años atrás, en el 2011, “conocer a Chiquito de la Calzada”. Actualmente, sus padres continúan unidos a la fundación a través de una iniciativa que impulsa la recogida de tapones para conseguir hacer realidad más ilusiones.

Miguel y Trini nos han dejado su testimonio, contándonos cómo vivieron la ilusión de Raul y decidieron poner su grano de arena para provocar muchas más sonrisas.

“Raül era un chico normal, hasta que un día le diagnosticaron leucemia y todo su mundo se vino abajo. Desde ese día todo era nuevo. De estudiar y divertirse pasó a estar más tiempo en el hospital que en su casa. Descubrir Make-A-Wish Spain fue especial porque Raül tenía que trabajar en su idea y durante ese tiempo se olvidaba de su enfermedad.

Al principio se preocupó, porque le dijeron que Chiquito era muy mayor para venir a verlo, pero cuando le dijeron que él iría a Málaga a conocerlo su cara se iluminó. Tren, hotel y dos horas para estar con él a solas: solo pensaba en que llegara el día. Cuando llegamos a Málaga un taxi nos llevó al hotel y su nerviosismo aumentaba. En el hotel lo recibieron como si llegara un Rey y su cara se iba iluminando más y más. Le habíamos comprado un traje para la ocasión y cuando bajó de la habitación todas las chicas empezaron a decirle lo guapo que estaba y a hacerse fotos con él. Lo llevaron a una sala a la que le habían escrito en la puerta “RAÜL EL FRISTRO DE LA PRADERA”. Cuando llegó Chiquito, lo abrazó y fue ahí donde él se dio cuenta de que su ilusión se había cumplido. Para nosotros fue mágico porque cada vez que lo mirábamos lo veíamos sonreír y eso no tiene precio. Esos dos días lo pasamos como una familia normal, sin pensar en su enfermedad, en hospitales, en malos días… fue corto pero intenso.

Estamos convencidos de que a los niños hay que darles más alegrías. Sabíamos que Raul no olvidaría nunca esta experiencia, por eso, cuando se fue, decidimos seguir ayudando a la Fundación, porque recordábamos lo felices que fueron esos días. Son muchos los niños que pasan por esos momentos tan duros y lo único que les alivia un poco es salir, aunque sólo sea un día, fuera de la rutina del hospital.

Se nos ocurrió recoger tapones y pusimos puntos de recogida en establecimientos de amigos. Vamos cada día a recogerlos y los vamos acumulando en casa. Cuando tenemos para llenar una furgoneta, llamamos a otros amigos y nos ayudan a llevarlos. Cuando la carga es grande nos animamos mucho porque sabemos que es para una buena causa y que con nuestro granito de arena contribuimos a crear una nueva ilusión. Nosotros animamos a otros padres que han pasado por lo mismo a hacerlo, porque muchos granos hacen una montaña y la sonrisa de un niño merece un poco de nuestro tiempo. Porque ellos son lo más importante. Y para nosotros, gracias a esta iniciativa, nuestro hijo permanece siempre en nuestra labor diaria. Ayudar se ha convertido en nuestro día a día”.

Muchas gracias Miguel y Trini por seguir luchando al lado de Make-A-Wish Spain. ¡Gracias a personas como vosotros nuevas ilusiones de niños con enfermedades graves siguen haciéndose realidad!