Un rap de arena blanca y aguas cristalinas

Música y amor por Ibiza

Laura, 17 años

“¡Tengo el presentimiento de que esto va a ser un gran acontecimiento!” Así empieza el rap que Laura compuso trabajando por su ilusión… Laura tiene 17 años. Y toda la ilusión y la fuerza de la adolescencia concentradas en un cuerpo menudo, maltratado por la enfermedad, pero tan fuerte y valiente que llena cualquier lugar con su presencia arrolladora y su inigualable sentido del humor. Ni las secuelas de los tratamientos pueden apagar la belleza de Laura, ni borrar su sonrisa.

Niñas como

Laura

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.

Como todas las chicas de su edad, es presumida y coqueta. Demasiado mayor para pensar en princesas, demasiado débil todavía para pensar en retos de deportes y aventuras, demasiado agradecida como para olvidarse de todos los que la han apoyado… Cuando la conocimos le preguntamos… Laura ¿cuál es tu mayor ilusión? Y con una sonrisa nos respondió que lo tenía muy claro. Que soñaba con tumbarse en una playa de arena fina y agua turquesa, descansar, conocer una isla y disfrutar de la compañía de sus seres queridos. En resumen, unos días en los que conocer junto a su familia un lugar inolvidable, precisamente para dejar atrás los últimos veranos en los que no había podido divertirse como cualquier chica de su edad.

Desde el principio, Laura se implicó mucho en su ilusión. Hizo un estudio exhaustivo de las islas de Ibiza y Formentera, de su historia, sus lugares más representativos, sus playas, sus chiringuitos, sus mercadillos, sus puestas de sol… y lo situó todo en un mapa y una libreta encuadernada por ella. Su motivación era tan grande que incluso compuso un rap dedicado a la ilusión, explicándonos su historia y todo aquello que esperaba disfrutar durante unos días en la isla de sus sueños. Gracias a la ayuda de Fundación Balearia y Vueling para los traslados, Hotel Riu la Mola que proporcionó un fantástico alojamiento al borde del mar, La Mola Rent que facilitó un coche para poder investigar la isla y hacer excursiones, y el chiringuito Beso Beach, donde disfrutó de una estupenda comida y se pudo hacer la foto que tanto esperaba en su emblemático banco en la playa, la Ilusión de Laura fue efectivamente un gran acontecimiento para ella y para su familia.

Niñas como

Laura

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.