"Un pelo muy largo y mágico, que cura"

Valeria tiene una ilusión: ¡conocer a Rapunzel!

Valeria, 5 años - Cardiología

A Valeria le gustan mucho la pizza y los macarrones y jugar en el colegio a “piedra, papel, tijera”. Pero lo que más le gusta es ¡el mundo de las princesas! Es presumida, le encantan rosa y el lila y su princesa favorita es Rapunzel porque tiene un pelo muy largo y mágico, que cura”. ¿Su ilusión? La tenía muy clara desde el principio…

¡CONOCER A TODAS LAS PRINCESAS Y SOBRE TODO A… RAPUNZEL!

Desde el minuto uno, Valeria estaba dispuesta a esforzarse por conocerlas. Y es que ella, aunque es muy pequeñita, sabe lo que es luchar y seguir adelante. Con solo cinco años ha pasado ya por cuatro operaciones de corazón, la primera nada más nacer. “Yo voy al doctor para que me ponga una tirita en el corazón. Él abre mi cremallera, pone la tirita y la cierra”.

Valeria trabajó mucho en sus deberes y nos hizo un castillo de princesa y unos dibujos muy bonitos de Bella, La Sirenita y, por supuesto, de Rapunzel. También le entregamos una trenza rubia a Valeria a medio hacer, para que la pequeña la acabara y adornara. Durante los casi tres meses que estuvo trabajando, Valeria se llenó de energía y esperanza. Ganó confianza en sí misma y ahuyentó sus miedos. Se dio cuenta de que, con un gran equipo a su lado, su familia, papá, mamá y, sobre todo, su inseparable hermanita Ivette, era capaz de todo. ¡Juntos iban a llegar muy lejos!

Con tanto esfuerzo y trabajo la ilusión estaba muy cerca… y Valeria pudo conocer a Rapunzel, preguntarle todos los secretos de su largo y mágico cabello y conocer el lugar donde viven todas las princesas. Ivette y Valeria fueron dos pequeñas princesas viviendo en el mundo más mágico. Se vistieron como ellas, se peinaron igual y disfrutaron de la magia de pasear por su castillo.
Para ellas fueron unos días inolvidables. Ruth, la mamá de Valeria, nos resumió su ilusión con una frase de Walt Disney: “No duermas para descansar, duerme para soñar. Porque los sueños están para cumplirse”.

Niñas como

Valeria

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.

Niñas como

Valeria

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.