Joel y su pasión por los cruceros

Joel y su pasión por los cruceros

Una ilusión llena de fuerza y superación.

Joel, 12 años - Hematología

 

Joel y su familia son unos auténticos valientes que llevan muchos años luchando. A los tres les encantan los cruceros. Al hospital siempre le acompaña una bolsa cargada de miniaturas que conoce a la perfección. Su pasión viene desde pequeño y desde entonces literalmente los ha “estudiado” todos. No le habléis de: “¡qué bonito es ese barco!”, él os contestará con las características técnicas, las rutas que hace, el número de pisos, de plazas, de servicios que lleva a bordo. Lo sabe todo y lo dice con una naturalidad que abruma.

Ir en un crucero es lo que le anima, le ilusiona y le hace tener fuerzas. Tanto a él como a sus padres. Ellos siempre han buscado la forma de que Joel disfrute de todo. Que viva con pasión auténtica y nunca, nunca renunciar a los sueños y mucho menos a aquello que nos ilusiona. Siempre que han podido, han compartido con su hijo su pasión por los barcos. No importaba si era pequeño, grande, crucero o turístico. Han hecho todo lo posible para ver a su hijo disfrutando de su pasión.

La condición médica de Joel no permitía que pudiera salir en un crucero, pero su médico sabe el impacto tan importante que tiene hacer realidad una ilusión, no sólo para el niño, también para la familia, y durante tiempo estuvo dando vueltas a cómo hacer posible que Joel viviera el mejor día de su vida. Era tal la ilusión que Joel le transmitía en cada visita con él que fue el propio médico que le propuso: “Joel, si no podemos ir de crucero unos días, podríamos visitar en puerto varios cruceros en varios días”. La mirada cómplice, la sonrisa de Joel dio por aprobada la ilusión e inmediatamente su médico nos compartió el momento que habían vivido.

La ilusión de Joel debía ser el mejor momento que habían vivido los tres juntos. Habían trabajado para conseguirlo y su ilusión, su fuerza y energía nos animaba y empujaba a alcanzar los imposibles

Y solo ha podido ser posible con la ayuda de Intercruisses  y NH Hoteles quienes han compartido con Joel y su familia su ilusión creando una experiencia que ha superado con creces todas las expectativas.

Varios días subiendo en varios grandes cruceros que estaban amarrados en el puerto de Barcelona, donde cada uno de los tripulantes de las diferentes compañías han derrochado cariño, admiración y mucha ilusión junto a ellos.  Prepararon cada momento para que fuera único, teniendo en cuenta todas la necesidades médicas y sanitarias para que pudiera trasladarse en silla de ruedas, llevara su oxígeno a bordo y su nutrición parenteral … todo para que Joel y su familia se sintieran especiales. Y es que han conocido a los capitanes de los cruceros, han dormido un día en uno de los cruceros atracados en puerto, han visitado el puesto de mandos, han… hecho posible lo imposible.

Olga, la mamá de Joel dejaba este mensaje en nuestras redes sociales: “Millones de gracias!! Aunque no existen palabras suficientes para agradecer estas ilusiones porque son vivencias, emociones y sentimientos que no tienen precio”.

Gracias a vosotros por las lecciones de vida, de superación y de ilusión que hemos compartido con vosotros. 

Niños como

Joel

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.

Niños como

Joel

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *