La ilusión del "gentleman" más divertido

Y la sonrisa más "british".

Josep, 14 años

La ciudad del té, de Sherlock Holmes y del Big Ben… Elemental querido Watson. Estamos hablando de Londres, la máxima ilusión de nuestro héroe de hoy, Josep, que como sabe que las buenas experiencias se disfrutan más si son compartidas, soñaba con visitar la “City” junto a su hermano y su familia.

Quizá la mejor manera de definir a Josep sea una palabra muy “british”: todo un “gentleman”, en su caso risueño y divertido, que enamora con su sentido del humor y su simpatía. A Josep le gustan muchísimas cosas: le encanta comer, sobre todo su plato preferido, que son los macarrones con tomate, el baloncesto, jugar al dominó y pasear por la montaña que es su lugar favorito. Lo mejor de todo es que, pese a que en ocasiones la enfermedad se lo pone difícil, no hay obstáculo o tratamiento que logre quitarle las ganas de reír y bromear, más todavía cuando le brillan los ojos pensando en aquello que más le gusta. Y aunque con tantas aficiones podía parecer difícil averiguar cuál era la máxima ilusión de Josep, esa que podía ver al cerrar los ojos, no hizo falta poseer las dotes del mejor detective de Londres y él mismo nos dejó claro que se iba a esforzar muchísimo junto a su familia para conocer la ciudad del “fish&chips”.

Niños como

Josep

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.

“Hola soy Josep, tengo trece años y mi sueño es ir a Londres. La cuestión es trabajar mucho, muchísimo. Si voy a Londres me gustaría ir en barco para disfrutar del río Támesis. Uno de mis sueños desde pequeño es subir por la noche en la noria para contemplar la ciudad. Como yo soy monárquico me gustaría visitar el museo de cera que se llama Madame Tussauds, para ver los reyes de Gran Bretaña y las otras figuras de los famosos como por ejemplo, James Bond, Harry Potter, los cantantes de One Direction… Mi animal preferido es el tigre pero también quisiera ir a ver los monos y las tortugas. Por eso me gustaría ir al zoo de Londres. ¡Os digo adiós Make-A-Wish de todo el mundo, espero veros pronto!”

Con el encanto de Josep y sus ganas todo el “equipo de la ilusión”, familia, médicos, voluntarios, empresas colaboradoras y la fundación, nos pusimos en marcha para hacerle sonreír, aún, un poquito más. Su familia y el propio Josep se aplicaron y pusieron manos a la obra con una de las mejores herramientas para superar obstáculos y que les ha funcionado muy bien en los momentos más complicados de la enfermedad de Josep: el sentido del humor. Prepararon unos deberes de lo más divertidos que sorprendieron a todos… murales de la ciudad, peluches e incluso… se disfrazaron de uno de los emblemas británicos por excelencia: el té. A nosotros nos parecía complicado pero con imaginación y ganas arrancaron más de una sonrisa.

Y por fin muchas tras un montón de sonrisas generadas por la imaginación de Josep, mientras se veía paseando por las mismas calles en las que Sherlock resolvía misterios… llegó el día de hacer realidad la ilusión. Nuestro “gentleman” risueño disfrutó de los rincones que tantas veces había imaginado: el Big Ben, Hyde Park, el museo de cera… y, naturalmente, también se comió un sabroso “fish&chips”. Una experiencia en la “city” que le ayudó a dejar atrás, por unos días, hospitales y tratamientos y “recargaron” su sonrisa y la de su familia con la mayor de las energías, la de la ilusión.

Niños como

Josep

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.