David, el superhéroe que comía... ¡VERDURA!

Una carrera hacia la ilusión.

David, 9 años

De pequeños admiramos a muchos héroes que nos parecen fuertes e invencibles. Volamos entre las nubes junto a Ironman, escalamos rascacielos como Spiderman o vencemos a los malvados con la ayuda de Supergirl. De mayores nos damos cuenta de que los superhéroes están más cerca de lo que pensamos y no solo en los comics o en las películas. Porque muchos de ellos son superhéroes pequeños y sonrientes como David, que con solo nueve años ya sabe que, con fuerza e ilusión, no hay metas imposibles.

Niños como

David

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.

David es un terremoto. Como a muchos niños de su edad le gusta jugar a la consola, ve todos los dibujos que puede en la tele y le encanta escuchar música. ¡Hasta su móvil suena a ritmo de bachata! Pero David sabe lo que significa luchar, como los superhéroes, con la oscuridad. Con solo 3 años tuvo que enfrentarse a la enfermedad, a los días de hospital, la quimio y la radio. Para empezar su combate escogió un fiel compañero de batalla: un osito con sombrero blanco que le acompañó durante todos los tratamientos. Y, con los años, ha sumado nuevos amigos que le han ayudado a seguir adelante, dándole fuerzas en los momentos más complicados. Fuerzas que se han multiplicado cuando llegó el momento de poner todo el esfuerzo y las ganas en hacer realidad su máxima ilusión: ¡viajar a Disneyland París y subirse en todas las atracciones!

Catalonia Hoteles fue uno de esos nuevos amigos que decidieron sumar fuerzas para que nuestro superhéroe sonriente pudiera cumplir su ilusión. El equipo de Catalonia Hoteles se superó a si mismo y, bajo el lema #kmdeilusion por David, se propuso participar en la Barcelona Triatlón que se celebró el pasado octubre, pedaleando, nadando y corriendo kilómetros por la ilusión de David. Antes del gran reto, todos ellos se prepararon y entrenaron muy duro para poder conseguirlo. Y eso sí… tuvieron un animador de excepción, el propio David, que les dio sus mejores consejos: comer mucha verdura, dormir bien y sobre todo hacer caso al entrenador que les dio algunas clases para poder prepararse.

Con los ánimos de David y siguiendo sus consejos, la carrera solo podía ser un éxito. Fue un día repleto de buenos momentos. Nuestro héroe incluso, pudo correr los últimos metros junto a sus amigos de Catalonia Hoteles para llegar a la meta y ¡hasta se subió al podio con el equipo!

Gracias al esfuerzo, la implicación y dedicación de todo este equipo de personas, un pequeño gran héroe pudo cumplir su ilusión después de haber plantado cara a una dura batalla contra la enfermedad. David, pudo disfrutar al máximo de su ilusión. Su risa es la mejor prueba:

David, con su alegría y su sonrisa nos ha dado a todos una lección de superación: que siempre, después del trabajo duro, viene la recompensa. 

Niños como

David

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.