Entradas por Gemma

Abrazando a Woody

Abrazando a Woody

Pablo cumple su ilusión y conoce a sus personajes favoritos de Toy Story

Pablo, 5 años - Oncología

Pablo es un pequeño de 5 años muy abierto y participativo. Le encanta el futbol y jugar con su hermano Antonio, al que está muy unido y en quien se apoya en los momentos más duros de su enfermedad oncológica.

Cuando le explicamos el proceso de la ilusión mostró mucho interés y no perdía detalle. Después de pensar en todas sus cosas favoritas, Pablo descubrió aquello que más ilusión le hacía: ¡conocer a Woody de Toy Story junto a su hermano! ¿Y qué mejor sitio para hacerlo que en Disneyland París?

Desde el momento en que Pablo tuvo clara su ilusión, tanto él como su familia se pusieron manos a la obra para demostrar lo mucho que querían conocer a Woody y prepararon deberes increíbles. “Pablo está emocionado y tachando los días en el calendario”, nos contó su madre. Estos deberes hechos con todo su cariño fueron suficientes para convencer a Woody… ¡La familia pasaría unos días de magia en Disneyland París!

En Disneyland pudieron conocer a Woody, Mickey y a todas las princesas. ¡Lo pasaron tan bien que no querían volver!

A la vuelta, Pablo nos contó todo sobre su experiencia conociendo a Woody. Además, nos habló de su atracción favorita… ¡la de Buzz Lightyear! “Pude derrotar al malvado Zurgh con mi pistola laser”, nos contó.

Julia, la madre de Pablo, nos definió cómo vivieron la experiencia: “todo muy bien, súper bien, impresionante. Ha sido inolvidable, todo genial.” Y el mejor resumen vino unos días más tarde cuando, en el colegio: “Pablo tenía que leer una frase y reflexionar sobre ella, para hacer un dibujo. Él, en cuanto la leyó, le dijo a su profe “eso es lo que hace Make-A-Wish…”. 

Niños como

Pablo

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.


Niños como

Pablo

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.


Ian y Mickey: siempre amigos

Ian y Mickey: siempre amigos

Ian y su familia conocen al ratón más famoso de Disney

Ian, 3 años - Cardiología

Ian tiene un personaje favorito de Disney: Mickey Mouse. Mickey le ha acompañado durante toda la vida y su ilusión era conocer a su gran amigo. Sus padres, Alexia y Pablo, nos cuentan cómo han vivido la aventura de la ilusión en familia:

“Nos pusimos en contacto con Make-A-Wish Spain un poco incrédulos. Habíamos oído que provocaban ilusión en niños enfermos y decidimos emprender juntos la posibilidad de ir a conocer a Mickey Mouse a Disneyland. Y menos mal que lo hicimos… En Make-A-Wish trabajan muchas personas, que como una cadena de montaje van organizándose hasta que juntos llegamos a la meta de la ilusión.

La decisión de contactar con la fundación venía motivada por muchas visitas al hospital y por las ganas de escapar de esa rutina. Además, gracias al proceso de la ilusión, Ian ha avanzado mucho respecto a los obstáculos que le ha puesto su enfermedad por el camino. Ian tiene una cardiopatía congénita y, a su vez, un retraso madurativo (no habla, tiene hipotonía en sus músculos, le cuesta prestar atención…). La ilusión le ha servido para superar sus carencias y avanzar en sus logros. Intentaba pronunciar los nombres de todos los personajes amigos de Mickey, hizo un video bailando y hablando… Su entusiasmo nos ha ayudado a lograr que comiese más y probara nuevos alimentos. ¡Hemos utilizado esa ilusión que se ha generado para conseguir muchas cosas!”

El final de este bonito proceso en el que toda la familia se vio involucrada fue disfrutar de todos los personajes favoritos de Ian, incluido Mickey.

“Hemos vivido la magia de Disney juntos, nos hemos olvidado por unos días de los malos momentos y ahora tenemos más energía para seguir nuestro camino. Animamos a las familias a que puedan realizar la ilusión de su pequeño… aunque parezca mentira, se consigue.”

¡Muchas gracias a Ian y a sus papás, Alexia y Pablo, por demostrarnos el poder de la ilusión!

Niños como

Ian

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.


Niños como

Ian

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.


Una ilusión pieza a pieza

Una ilusión construída pieza a pieza

Lego se convierte en la gran ilusión de Sergio

Sergio, 8 años - Oncología

Sergio es un niño de 8 años muy deportista y alegre. Por complicaciones debido a su enfermedad, se quedó sin movilidad en las piernas. Se ha esforzado muchísimo para volver a caminar y se ha sometido a duras sesiones de rehabilitación para conseguirlo. Poco a poco, consiguió recuperar la movilidad de su cuerpo y, actualmente, ya puede correr y practicar los deportes que más le gustan.

A pesar de esto, el camino hasta su recuperación no fue fácil y así nos lo ha contado su madre:
“Sergio es un niño de 8 años que, a como todos los niños de su edad le encanta jugar con sus amigos y disfrutar de sus aficiones especialmente con la familia. Desde bien pequeñito ha disfrutado teniendo un balón en sus pies… Fue gracias a los partidos de fútbol con su equipo, que su papá Álex, se dio cuenta que cuando corría giraba su pie izquierdo. La insistencia de su padre para saber por qué Sergio giraba el pie al correr, hizo que su pediatra le detectara un tumor cerebral. Después de días de angustia, supimos que el tumor era benigno. A partir de aquí empezó otro camino duro: el de la incertidumbre. Sergio entró en quirófano y tuvo que pasar por un post operatorio durísimo. Sergio no entendía nada. Él nos decía llorando: “he entrado bien en el hospital y ahora no puedo andar”. Tuvo mucho dolor pero poco a poco fue recuperando movilidad. Tenemos muy presente y recordamos con emoción el día que Sergio por primera vez se puso de pie e intentó dar sus primeros pasos.”

Algo que ayudó a Sergio en el proceso de su enfermedad fue jugar a construir todo aquello que él imaginaba gracias a las piezas de Lego. Sergio nos enseñó vídeos de sus construcciones, ¡eran impresionantes! Él tenía claro que su ilusión era visitar un mundo hecho con estas piezas. A nuestro pequeño le costó mucho asimilar su enfermedad y, gracias al proceso de la ilusión, recuperó la sonrisa que le caracterizaba. A medida que su ilusión tomaba forma, su actitud cambiaba a mejor.
Como parte de sus deberes hizo un póster donde aparecían todas las cosas que más le gustan: su familia, Lego, Londres…

Tras el esfuerzo llegó la recompensa que Sergio y su familia no olvidarán: Legoland Windsor. Para la familia fueron unos días inolvidables donde pudieron dejar atrás los días en el hospital y volver a la normalidad. Visitaron muchos lugares del mundo en solo unos días… Nueva York, Hollywood, e incluso conocieron a Indiana Jones. Eso sí, ¡todo en miniatura! Tú puedes ayudar a construir ilusiones como la de Sergio. Hay muchas formas de hacerlo. Infórmate en nuestras Iniciativas Solidarias.

Niños como

Sergio

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.


Niños como

Sergio

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.


La princesa de los peces

La princesa de los peces

"Quiero dar besos de pescadito a los peces que conoceré en el
Aquàrium".

Romina, 3 años, Hematología

Romina es una pequeña de 3 años, pizpireta, parlanchina y sonriente. Ella y su familia vivían en Ecuador y vinieron a Barcelona en agosto del año pasado por un trasplante. Tuvieron que alargar su estancia por complicaciones médicas y, mientras el papá de Romina volvió a su país, la pequeña “princesa del mar” y su madre se quedaron para seguir con el tratamiento de Romina. Romina descubrió su fascinación por los peces gracias a los dibujos que había en las paredes del hospital Sant Pau. Y cuando nos conocimos, nos dijo que quería “dar besos de pescadito a los peces que conoceré en el Aquàrium”.

Su ilusión era de lo más especial y tenía que combinar tres elementos: los peces, las princesas y el color rosa. Romina trabajó mucho para convencer a las princesas y a los amigos del Aquarium para que la ayudarán a hacerla realidad. Durante el camino hacia su ilusión, nos ha transmitido esa alegría que la caracteriza y siempre lo ha dado todo para hacer unos “deberes” perfectos que enamoraron a voluntarios y mecenas.

Niñas como

Romina

han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.


Y llegó el día en el que “la princesa de los peces” y su madre experimentaron el poder de la ilusión: Una limusina completamente rosa las recogió y las llevó de paseo por la ciudad de Barcelona. El trayecto finalizó en el Hotel Princess, donde un príncipe esperaba a Romina para coronarla como la “Princesa de los Peces”.

Cuando una buena princesa visita a sus pececitos, debe ir vestida para la ocasión. Es por esto que el príncipe de Romina le regaló un vestido de gala, de color rosa, y una corona. ¡Romina ya estaba preparada para conocer a sus amigos los peces!

Nuestra pequeña disfrutó de una mañana inolvidable en L’Aquàrium Barcelona colores e incluso algún tiburón.
Romina y su madre disfrutaron juntas de un día de princesas: “Lo ha disfrutado Romina… y yo también. Hemos dejado atrás todo lo del hospital, ha sido espectacular. Lo mejor.”

¡Gracias por contagiarnos vuestra sonrisa y dejarnos ser parte de la coronación de la Princesa de los Peces!

Niñas como

Romina

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.


¿Conoces el mundo de Oliver?

¿Queréis conocer el mundo de Oliver?

Risas, videojuegos y mucha ilusión en Youtube

Oliver, 10 años - Neurología

Muchas veces nos preguntamos cuánto dura el proceso de una ilusión. ¿Es el tiempo en el que la familia trabajan juntos y se proyectan en su ilusión? ¿El momento en el que logran hacerla realidad con la ayuda de todos los que han compartido su esfuerzo? ¿Es el recuerdo de esos días inolvidables? Es todo
eso y más, porque como muchas familias nos dicen el recuerdo de su ilusión “lo llevan siempre en el corazón”.

En el caso de nuestro protagonista de hoy, Oliver, estamos convencidos de que será así y su ilusión se convertirá en un motor de felicidad de ahora en adelante.

Cuando conocimos a este terremoto llamado Oliver, nos cautivó con su simpatía y nos inundó de ideas acerca de todo lo que más le gustaba: la playa,
los lugares “bonitos”, los videojuegos… sobre todo “Need for speed”. Jugando, jugando nos contó que se había aficionado a buscar trucos para pasar niveles, y así había conocido algunos Youtubers, adentrándose en el mundo que se ha convertido en su pasión. Y así fue como, hablando de lo que más le gustaba, nos descubrió su ilusión: ¡Ser youtuber!

Oliver nos contó que sus ídolos eran varios youtubers famosos, y que había muchas cosas que le apasionan (las bromas, las fiestas, la pizza, los petardos, los skates y como no, los videojuegos…). Oliver necesitaba ganar confianza en sí mismo, darse cuenta de que él también podía hacer cosas
tan divertidas como sus ídolos, reforzarse de cara a seguir luchando contra su enfermedad, día a día.

Trabajando en “conocerse” un poco mejor, para encontrar un nombre a su canal, repasando los temas de los que le gustaría hablar, cómo se imaginaba que podían ser los vídeos…

Oliver se dio cuenta de todo el trabajo que había detrás de esos vídeos que tanto le gustan. Pero con toda la imaginación y las ganas que transmitía a todo el equipo, estábamos convencidos que lo lograría.

Para que él mismo pudiera explicar a todo el mundo lo que le gusta y empezase a hacer realidad su ilusión de convertirse en un gran youtuber se sumó al
“Mundo de Oliver” un equipo de profesionales del universo online: Gordon Seen Nada de esto hubiese sido posible sin su colaboración. La agencia se volcó en el pequeño “futuro youtuber” y a través de distintas clases magistrales le enseñaron algunos “secretos de la red”, y le ayudaron a crear su logo, a editar los videos, a buscar fondos y música para sus grabaciones…

Oliver y “todo su equipo ilusión” tenían una meta: el canal de nuestro campeón. Tras todo el proceso de aprendizaje y la complicidad de todo el equipo de
Gordon Seen, Oliver estaba preparado. El resultado… su primer vídeo para “El mundo de Oliver”.

Niños como

Oliver

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.


Niños como

Oliver

y su familia han hecho posible lo imposible gracias a personas como tú, que quieren ayudar y creen en la fuerza de la ilusión.

Hazte socio hoy y cambia vidas.