Una medicina llamada ilusi贸n

Los niños hospitalizados con enfermedades graves ven su universo reducido al ámbito hospitalario. Los profesionales sanitarios, médicos y enfermeras, pasan a ser unos de sus principales referentes durante la enfermedad y son los que mejor conocen los efectos positivos que produce el proceso de construcción de una ilusión en los niños y sus familias. La ilusión es un “viaje” en el tiempo que se inicia en su identificación, pasa por el esfuerzo necesario para llevarla a cabo, la espera, la realización y, como no, el recuerdo. Y es una parte fundamental dentro de su tratamiento, tanto como la cirugía, la radioterapia, rehabilitación o cualquier otra pauta necesaria para su recuperación, como asegura el Dr. Jaume Mora. Además, la colaboración con la familia y el equipo médico es indispensable para conseguir el mayor impacto positivo en el niño y su estado anímico.

El equipo médico que trata al paciente es una parte esencial en la fundación Make-A-Wish Spain. La colaboración estrecha con los médicos y las enfermeras es uno de los aspectos más importantes de cualquier ilusión y, muchas veces, estos se convierten en prescriptores de la fundación con las familias y niños.

El Dr. Jaume Mora, Director del Departamento de Oncología del Hospital Sant Joan de Deu en Barcelona, lleva más de una década fomentando e incrementando las relaciones entre Make-A-Wish Spain y el grupo de profesionales que dan soporte, desde el hospital, a los pacientes. El Dr. Mora destaca los efectos positivos que en estos pacientes tiene el proceso de la ilusión: desde un cambio de perspectiva de las familias sobre el miedo o el dolor causado por la diagnosis y los tratamientos, a la recuperación de un entorno de “normalidad” y de unidad familiar que, en ocasiones, se ve también afectada o el recuerdo de un proceso que es capaz de generar felicidad en los peores momentos de la enfermedad.

Para el Dr. Mora “la fuerza de la construcción de una ilusión, de manera positiva, claramente impacta en el beneficio psicológico y físico, no solo del paciente, sino también de la familia y de su entorno (…). Toda esta experiencia de positividad solo se puede conseguir si la construcción de la ilusión se hace de una manera bien planificada, se desarrolla de una manera ordenada y adecuada y si se ejecuta con toda la belleza de la que es capaz Make-A-Wish”.

La ilusiónpermite a nuestras familias y a nuestros pacientes vivir un entorno que definiría de belleza en un momento en que sus vidas están claramente determinadas por el silencio, la frialdad y la incertidumbre de una enfermedad potencialmente mortal”.

 


Comentar


No hay comentarios