Yaiza, 14 años

Yaiza es una sirena con ojos brillantes y una valentía que nos cautivó al instante. Desde pequeña sueña con vivir en el fondo del mar y nadar entre delfines y corales. En nuestro primer encuentro, Yaiza nos recibe con una enorme sonrisa. Cuando llega el momento de hablar de su ilusión nos cuenta que aunque siempre soñó en visitar el fondo del mar, lo que más ilusión le hace es conocer el pueblo que lleva su mismo nombre: el pueblo de Yaiza en Lanzarote. Mientras nos lo explica, se traslada enseguida a ese precioso lugar y se imagina subida a un camello para visitar toda la provincia. Desde el principio esta valiente nos deja claro que ella hace lo que haga falta para alcanzar su ilusión. Y así lo hace. Se pasa los días enteros en el hospital haciendo sus deberes y enviándonos preciosos videos para que los veamos.

En uno de los siguientes encuentros lo primero que nos dice es que está “pachuchilla”, que tiene pocas defensas y que a consecuencia de la radioterapia tiene el cuerpo dolorido. Lo comenta con naturalidad, no es una queja, es solo la respuesta a esa pregunta que hacemos tantas y tantas veces, la mayoría de ellas, casi sin pensar: ¿Cómo estás?

Nos dice que como lleva semanas ingresada no ha adelantado mucho con los deberes, no obstante, saca de su mochila rosa un sobre dirigido a Make-A-Wish, dentro hay una tarjeta hecha por ella y en el sobre, sujeto por un clip, un papel cuidadosamente doblado y con instrucciones para su correcto despliegue. Es una carta, una carta preciosa que nos habla de su Ilusión, de ese viaje a Tenerife, de ese hotel que lleva el nombre de la Princesa Yaiza, de los delfines, de la playa de arena blanca y de la de arena volcánica. Dándonos las gracias no solo en su nombre, sino en el de “todos los niños, que como ella, están enfermos” nos muestra su generosidad. Pero ya al final… nos ofrece el mejor regalo cuando dice: ¡Quiero ser como vosotros, quiero ser voluntaria! Que fuerza tienen tus palabras, que ejemplo de madurez hemos recibido. Yaiza es todo encanto y sonrisas pero sobre todo es generosidad. A Yaiza no le asusta el esfuerzo y a pesar del cansancio y el dolor que provoca en ella el tratamiento, en cada uno de los encuentros nos llena de deberes y manualidades. Nosotros nos quedamos sorprendidos con todo el trabajo que ha hecho pero ella todavía se disculpa por no haber podido hacer más!

La enfermedad es fuerte pero la ilusión mantiene con fuerza a Yaiza, que no deja de luchar para poder recuperarse y realizar el viaje que ha preparado con tanto esfuerzo.

Y es precisamente gracias a todo este esfuerzo y a su valentía que Yaiza dejó atrás por unos días las agujas y los hospitales y, como una sirena de verdad, mostrar esa sonrisa gigante que tanto nos gusta al pueblo que lleva su nombre. Su ilusión comenzó en el aeropuerto. Con una escandalosa puntualidad Yaiza y su familia esperan en el aeropuerto la salida de su avión. Aquí comenzó su ilusión cuando toda la tripulación de Vueling quiso compartir con ella su ilusión animándola a que fuera “azafata por un día”. Así vestida como una de la compañía, Yaiza comenzó a disfrutar de su aventura especial. En Yaiza la recibieron con vítores y flores en el Hotel que también lleva su nombre: Princesa Yaiza. Después de un acto de coronación Yaiza fue recibida como lo hacen las princesas más queridas: todo el personal del hotel la estaba esperando para hacer de su ilusión una experiencia que jamás olvidará. Y sin lugar a dudas así fue! Recibida por la misma alcaldesa de Yaiza, la acompañó durante una excursión en camello por el Timanfaya, al son de los acordes regionales. En el Loro Parque el recibimiento fue inimaginable. Todo el equipo de monitores quería compartir con ella su ilusión.

A partir de hoy, la Ilusión tienen nombre: “YAIZA”

Ayúdanos a hacer 
realidad las ilusiones de
niños enfermos.

 HAZ UN DONATIVO


Deja tu mensaje:


Subir vídeo
Subir vídeoCambiar

No hay comentarios