Carlos, 16 años. Oncología.

Carlos y su familia tenían una cosa en común, la expresión tristona que se consigue a base de visitas casi semanales al hospital y duros tratamientos médicos. Este decaimiento, sin embargo, se quedaba corto al lado de la ilusión de Carlos por conocer al campeón del mundo de ajedrez Magnus Carlsen y ya de paso, retarle a una partida. En el primer encuentro que tuvimos con Carlos, él mismo aseguraba lo difícil que era poder hablar con su ídolo, pero tanto él como sus padres se mostraron dispuestos a trabajar duro y colaborar desde el principio.

La ilusión se había puesto en marcha, era cuestión de tiempo y mucho esfuerzo. Gracias a la Federación Madrileña de Ajedrez y a su Presidente D. Agustín García, la ilusión de Carlos comenzaba a tomar forma. Mientras se diseñaba una experiencia única e inolvidable para Carlos y su familia, Agustín quiso compartir con Carlos su ilusión por el ajedrez, jugando una partida en el mismo hospital. Carlos se encontraba un poco débil, pero pese a ello, sacó las fuerzas necesarias para jugar a una extraordinaria partida que acabó durando más de hora y media en vez de la media hora que se había previsto. Y es que su ilusión por el ajedrez le hacía sacar las fuerzas de lo más profundo de su corazón.

En unos días participaría en el Zurich Chess Challenge, siendo la primera aparición oficial después de haber ganado el título de campeón del mundo. Cuando Carlos supo de este campeonato, su respuesta fue inmediata “¿Y si voy yo?”. Una semana después del campeonato, Carlos empezaría un nuevo y largo tratamiento así que la ocasión era única si los doctores autorizaban la experiencia. Hasta que llegara el momento, Carlos tenía que recuperar muchas fuerzas así que uno de sus principales “deberes de ilusión” era comer cinco veces al día. Y así fue, el esfuerzo de Carlos se vio recompensado...

Carlos estaba preparado para viajar.

Dos días después se despedía de su camilla desde un avión rumbo a Zúrich. Allí le estaba esperando Stephen, voluntario de Make-A-Wish® de Suiza y Liechtenstein, quien tendría el privilegio de vivir en primera persona la ilusión de Carlos. Con su trabajo, Carlos no sólo consiguió conocer a Magnus Carlsen, sino que en mitad del Campeonato se sentó a jugar una partida con él y le vio ganar desde la primera fila. 

La ilusión de Carlos ha sido un ejemplo de la fuerza que se puede llegar a conseguir con una ilusión. Jaque mate al miedo. Todo ha sido posible con el enorme esfuerzo de Carlos y gracias a la inestimable colaboración de Magnus Carlsen, de su padre y de la FEDERACIÓN MADRILEÑA DE AJEDREZ a través de su presidente D. Agustín García; a IBERIA LAE, a NH HOTELES, a CARBUROS METÁLICOS por apadrinar la ilusión de Carlos en la campaña "nos mueve la ilusión" y a nuestro afiliado Make A Wish Foundation® de Suiza y Liechtenstein.

Ayúdanos a hacer 
realidad las ilusiones de
niños enfermos.

 HAZ UN DONATIVO


  • Carlos jugando con su √≠dolo

    Carlos jugando con su ídolo

  • Los deberes de Carlos, una carta para Magnus

    Los deberes de Carlos, una carta para Magnus

  • El ajedrez requiere mucha concentraci√≥n por parte de nuestros campeones

    El ajedrez requiere mucha concentración por parte de nuestros campeones

  • Magnus se mostr√≥ atento en todo momento

    Magnus se mostró atento en todo momento

  • Jugando una ilusi√≥n

    Jugando una ilusión

  • Un tablero de ajedrez hecho por Carlos

    Un tablero de ajedrez hecho por Carlos

  • Carlos estrechando la mano de su √≠dolo tras el final de la partida

    Carlos estrechando la mano de su ídolo tras el final de la partida

  • Momentos antes de ver a Magnus en persona

    Momentos antes de ver a Magnus en persona

  • ¬°¬°Un viaje inolvidable!!

    ¬°¬°Un viaje inolvidable!!

Deja tu mensaje:


Subir vídeo
Subir vídeoCambiar

No hay comentarios